Ir al contenido principal

A la feria en el yate Puerto de Indias


Es como un sueño que empieza cruzando el enigmático Callejón de la Inquisición y apareciendo en el embarcadero del Castillo de San Jorge, donde está nuestro yate. El patrón está esperando y nos invita amablemente a subir. La proa es espectacular, con hamacas dispuestas en sobrecubierta. La patronera se conserva impecable, con cuidados detalles en madera. A través de una escalera se accede al "frybridge", una lluvia de farolillos, bailan a ritmo de sevillanas. Manzanilla, gambas, jamón, quesos, caña de lomo. Zarpamos. A punto de cruzar el puente, suena El Pali:

Sevilla tuvo una niña
y le pusieron Triana,
la bautizaron en el río
los gitanos de la Cava.

Vaya un bautizo con arte
muchos barbos en adobo
mucho vino y alegría
y allí aprendieron los moros
el baile por bulería

No hay prisa, nos mecemos, parece que desde el mar nos llega una ola pa volante del vestido, la brisa nos refresca. Giralda, Torre del Oro, Calle Betis. Sanlucar nos llama, Solear. No hay momento para la tristeza, de repente, Pepe da Rosa:

Se está montando la feria,
la Feria se está montando,
los toldos ya colocaos,
los farolillos colgando.

Ya están roncas las gargantas,
el más serio canta y baila
y aunque no sepa se planta,
el vino lo hace bailar,
aunque ni baila ni canta.

Y como somos así,
son cosas de por aquí,
dicen gitanos y payos,
que siendo Feria de Abril,
la celebramos en Mayo.


Hemos ido al Huevo de Colón, vuelto, bailado, reído y ya estamos llegando a la Feria, sin atascos, en una nube.

Y junto al Guadalquivir 
ver estallar de alegría 
la Feria de Abril 
siete días en la Gloria vivir.

Gracias Eva, Pepe.






 














Yate Puerto de Indias
Traslados concertados, previa reserva, desde el embarcadero del Castillo de San Jorge, hasta el ferial. Doce personas como máximo. Experiencia de lujo personalizable.

Más información: 






Comentarios

Entradas populares de este blog

Belén Nazareno 2017 - Santiponce

#AunahoraCórdoba #LosPedroches

Vélez Blanco, balcón a la esperanza